miércoles, 7 de diciembre de 2016

EL CARTEL Y LOGOTIPO DEL 50 ANIVERSARIO DE LA CORONACIÓN CANONICA DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DEL PRADO



Descripción Cuadro 50 Aniversario de la Coronación de Ntra. Sra. del Prado.

Titulo: "Sed Siempre Mi Madre". Oleo sobre lienzo 70x90.

Esta obra está realizada para conmemorar el 50 Aniversario de la Coronación de Ntra. Sra. del Prado. El tema principal es la Coronación de la Virgen por dos ángeles.

Es una composición ovalada con un estilo dinámico debido a que representamos un tema festivo. El centro es la imagen de la Virgen y los elementos secundarios están distribuidos alrededor buscando el equilibrio.

En un tercer plano, dando profundidad, nos encontramos la torre de la Catedral de Ciudad Real. Esta sirve de faro desde cualquier punto de la ciudad para llevarnos hasta Ella, lo que hace imprescindible su presencia en la obra. El reloj (aportando el tiempo) marca las 12 de la mañana hora del Ángelus y hora que debió de estar muy próxima a la hora exacta de la Coronación. El sonido también está presente mediante la campana que aparece en movimiento, recordándonos ese peculiar repique en los momentos de fiesta. Se representa la cara norte del campanario que es la que mira hacia la Plaza Mayor, situando en el espacio a la Imagen en ella, ya que este es el lugar en el que se produjo la Coronación hace 50 años.

En la parte central nos encontramos el tema principal. El cielo de la ciudad se abre para mostrar al pueblo este acontecimiento celestial en el que Ntra. Señora se representa de una forma imponente y majestuosa sobre un fondo dorado, radiante, que la envuelve de luz para indicar su carácter celeste. Incide sobre ella la luz de forma lateral para que gane volumen y protagonismo. Viste el terno del Noveno Centenario debido a que este fue donado por los hermanos de la hermandad y la Corte de Honor. Gracias a este manto se representan las Ordenes Militares integrándolas la obra. También la Imagen luce diferentes medallas. En el lado izquierdo vemos la medalla de oro de Ciudad Real otorgada por el excelentísimo ayuntamiento e impuesta en 1943. Es necesario incorporar el escudo de la ciudad y de esta forma se integra en el conjunto. En el lado derecho vemos la medalla de oro donada por el Obispo-Prior, D. Juan Hervás y Benet, que le fue entregada en el Concilio Vaticano II  con motivo de la proclamación de la Virgen María como Madre de la Iglesia. El niño tiene en el pecho una medalla de oro con el escudo de la Provincia. El aura que la rodea son sus propias ráfagas tan identificativas.


Dos ángeles revolotean depositando la corona (que se realizó para su Coronación) sobre las sienes de la Virgen representando de esta manera un tipo de coronación Divina como consecuencia de la voluntad humana. Estos ángeles mantienen un dialogo. El ángel del lado izquierdo del cuadro mira a la virgen y señala al cielo mientras que el ángel del lado derecho mira desde el cielo al pueblo que es representado por los nardos.

Los nardos, que aparecen en primer plano,  hacen que la obra nos evoque ese olor al acercarnos a sus plantas, el cariño de sus hijos en forma de nardos que cada año obran el milagro de brotar de la plata  de meneses  para rendirse a su belleza. Las flores están rodeadas por una filacteria dorada que hace un guiño a las bodas de oro de su Coronación .Esta tiene la inscripción " SED SIEMPRE MI MADRE", es el deseo de sus hijos que sea siempre nuestra madre.

Con esta obra se pretende transmitir, aparte de lo citado, la alegría del momento místico y el orgullo de una ciudad a sus pies.


EL AUTOR:  ÓSCAR PATÓN TENORIO

Nace al día siguiente de la festividad de la Virgen del Carmen, detalle que nos da una primera muestra de las profundas raíces marianas que tiene, en Ciudad Real el 17 de julio de 1985. Don Óscar Patón Tenorio hombre cabal y Manchego sencillo.

Empezó a interesarse por el arte desde bien niño.  Su primera formación de dibujo y pintura al óleo fue de la mano  del pintor ciudarealeño  Raúl Vivas, apenas contaba con 16 añitos…

Cursó estudios en la Escuela de Arte Pedro Almodóvar. Dada su valía poco tardaron en incorporarlo a ARTIFEX, un taller de restauración que engloba pintura y escultura, y de todo tipo antigüedades tales como muebles, imágenes, láminas,  metales, cerámica, abanicos…

Pero no llegaría hasta 2009 la acertada decisión de matricularse en la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid, recibiendo el título oficial como Diplomado en Restauración, Escuela Superior de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de Madrid.

 A parte de la pintura y la restauración realiza diferentes tipos de trabajos relacionados con el arte: modelados, vaciados, bordados, traspasos…


Entre los trabajos que ha realizado podemos destacar:

Restauración en la E.S.C.R.B.C.M. de San Bartolomé, talla directa de 65 cm de alto. Autor anónimo. Finales del siglo XV. Para uso museístico. Covarrubias (Burgos)

Restauración en la E.S.C.R.B.C.M. Ángel pasionario de piedra caliza de Hontoria. Autor anónimo. Siglo XVI. Iglesia de Santo Tomás. Covarrubias (Burgos).

Participo en la restauración en la E.S.C.R.B.C.M.  de la Imagen de Santa Ana de Écija. Talla de Pedro Cornejo de Úbeda de siglo XVIII.

Participó en la restauración de la imagen del Santo Cristo de la Columna de Montemayor Córdoba. Talla anónima años 45.

Realizo una cruz en fibra de vidrio, así como el INRI,  para la hermandad de Ntra. Sra de las Angustias de Ciudad Real.

Restauración de Nuestro Padre Jesús en su Flagelación de Miguelturra.

Pero dejarme, que esta mañana, os acerque un poco más la figura de Óscar, podríamos decir que su vida gira en torno al viejo Prado y la Catedral que casualidad, no? Pues es templo y joyero de la Madre de Dios cuando ríe o cuando llora, que mas da…,¿me dejáis contaros algo?, Cuando a esa Hermosa Morena de ojos claros le arrebatan a su Niño y un puñal atraviesa su corazón allí está Oscar para ponerla guapa y aliviar la angustia de tanta pena… Esa capilla bajo el coro es su pasión, allí pasa horas muertas poniéndola guapa, vestidor de Ntra. Sra. de los Dolores (Ave María) desde el año 2004 trazando un decálogo de catedralicias y buenas maneras, como es marcando un estilo en lo que de enlutar a María se refiere…


LOGOTIPO PARA EL CINCUENTENARIO

El motivo central del Logotipo para la conmemoración del Cincuentenario de la Coronación de la Imagen de la Virgen del Prado no podía ser otro sino la Corona, y así lo tuvimos claro desde el principio. Pero, por otra parten, y vistos y estudiados otros ejemplos similares para celebraciones de este tipo, en el que la imagen se circunscribía a una representación, en diferentes formas y técnicas, de la propia pieza de orfebrería, sin más o a lo sumo acompañada de la tipografía anunciadora del evento, vimos enseguida la necesidad de dotar al icono de un mensaje tras de él en sintonía con la parte espiritual celebrada en realidad (a las Imágenes de la Virgen las coronamos porque Ella ya es Reina de Cielos y Tierra como premio directo de Dios por su misión corredentora junto a su Hijo). Por lo tanto, entendimos la Coronación de una Imagen como hecho terrenal que se hace eco de una realidad trascendente y escatológica.

Vemos las dos coronas de ambas Imágenes superpuestas, centradas y contenida la del Hijo en la Madre, presentando una degradación del color natural la corona de la Virgen, apareciendo como de plata, mientras que la del Niño se la ha sometido a una saturación de los colores para destacar y resaltar el oro en el que se encuentran terminadas ambas piezas reales (plata sobredorada), jugando asimismo con la iconografía clásica de ambos metales a lo largo de toda la Historia del Arte: la plata como representación de la divinidad femenina (la Virgen) y el oro como trasunto de Dios (en este caso, Cristo Niño en manos de su sagrada Madre).

De igual manera, la colocación de ambas coronas, superpuestas, incluso en ocasiones confundiéndose y amalgamándose las filigranas de la orfebrería de sendas piezas, trasmite el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en la Virgen María, Madre de Dios, siendo contenedor de la Divinidad, y compartiendo con Dios Trino parte de su naturaleza, como así lo atestigua al final de sus días con la Ascensión en cuerpo y alma, y la posterior Coronación por parte de la Santísima Trinidad, creencia que toda una tradición pía, a lo largo de los siglos, nos la ha mostrado en múltiples ejemplos de piezas de arte, como así se contiene igualmente en nuestro Retablo mayor de la Catedral (con 400 años de historia cumplidos también en 2017). De igual manera, la Virgen se nos presenta como copartícipe en la labor redentora de su Hijo, con cuya fusión de coronas, pero cada una reconocible e identificable por los colores que les son propios, hemos querido mostrar.

Se completa el conjunto con la tipografía, anunciadora de la efeméride: descentrada, en diferentes tamaños y superpuesta, rompiendo con la fuerte simetría del elemento gráfico de las coronas, dándole movimiento y siendo la llamada de atención sobre el mismo conseguido por esa ruptura del equilibrio, medido y meditado. Acompaña y cierra todo una sencilla línea en azul cielo (tradicional color de la Virgen), en la base, descentrado también, a la derecha, siendo el contrapunto al orden y colocación del texto, equilibrando de nuevo el diseño, y dando ese toque minimalista en clara conexión a las nuevas corrientes de diseño imperantes, así como de nuevo ser la antítesis de todas esas formas recargadas y curvilíneas que presentan tanto las coronas como la tipografía.


EL AUTOR: ALFONSO DOBLADO RUEDAS

Ciudadrealeño de treinta y siete años, y Licenciado en Humanidades por la Universidad de Castilla-La Mancha, es además miembro de la Junta Directiva de la Ilustre Hermandad de Ntra. Sra. la Stma. Virgen del Prado, ocupando el cargo de Mayordomo. Ha trabajado en Arqueología en diferentes yacimientos y proyectos de la provincia de Ciudad Real, destacando sus colaboraciones en el contexto del Parque Arqueológico Alarcos-Calatrava, proyectos formativos y educativos, programas de divulgación cultural, e investigación, etc., siempre relacionado con la trasmisión del conocimiento y de la cultura convencido de su valor como motor del cambio y progreso de los pueblos.

Relacionado con sus inquietudes artísticas se encuentra la del estudio del desarrollo de la imagen pública de las instituciones, o imagen corporativa y lo que se trasmite a través de las mismas, considerándola como la nueva heráldica de nuestros días. Es por esto que enseguida recogió la necesidad de la creación de un logotipo o emblema que englobara lo que según su criterio debía decir y significar el que nos ocupa, cargado, como se ha visto, de una completa lectura relacionada con el hecho material que se conmemora, pero a la vez, con su dimensión espiritual, sin la cual no tendría sentido alguno o carecería de gran parte del mismo.

Actualmente se encuentra inmerso en el proyecto formativo del Taller de Empleo de Promoción Turística del municipio de Saceruela (Ciudad Real), desde cuya dirección sigue persiguiendo la transformación efectiva de la sociedad a través de la formación de sus individuos.

Con múltiples proyectos de investigación, divulgación y educación en el horizonte se encuentra en uno de los momentos más activos de su carrera profesional.