sábado, 24 de junio de 2017

APROBADO EL NUEVO ESCUDO DE LA HERMANDAD DE LA VIRGEN DEL PRADO




































La Asamblea General de Hermanos de la Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado, aprobó en su reunión del pasado jueves, aprobar el nuevo escudo de la Hermandad. Hasta la aprobación de este nuevo escudo, la Hermandad utilizaba como escudo corporativo el anagrama mariano, que a partir de ahora será sustituido por el diseñado por el hermano D. Adrian Sánchez Gómez, que traigo hoy al blog y cuya descripción es la siguiente:

En primer lugar el escudo podemos dividirlo en tres partes diferenciadas:

- En la parte central, como motivo principal y destacado podemos ver el anagrama mariano, sin olvidar que hasta día de hoy ha sido el símbolo utilizado por la Hermandad como escudo oficial, por ello se ha querido respetar dejándolo en medio del conjunto y en color azul, uno de los colores que se utilizan para la representación de la inmaculada concepción.

Esta parte central y a ambos lados aparecen dos motivos en color plateado que recuerdan a las ráfagas de la Virgen del Prado, representando sobre ellos las puntas de sus ráfagas hacia el exterior y en la parte interior las campanillas que también forman parte de ellas. Se ha querido representar de esta manera uno de los detalles más destacables y reconocibles que tiene nuestra patrona.

- En la parte inferior tenemos varios motivos. A cada lado tiene un óvalo en los que podemos ver que el óvalo de la izquierda contiene el escudo de Ciudad Real, lugar donde aguarda el patronazgo de nuestra Virgen del Prado, sobre un fondo rojo carmesí, color de la bandera de la ciudad.

El óvalo de la derecha contiene el escudo de la catedral, sobre un fondo amarillo pálido símbolo de gloria a Dios y divinidad. Ambos óvalos están enmarcados con distintos motivos vegetales en tonos dorados.

Entre los mismos podemos observar un ramillete de 14 azucenas, flor representativa de la Virgen María aludiendo a su pureza.

Como parte final de la parte inferior del escudo que encierra y sostiene el diseño está representada una cinta o banda, de color blanco, color que representa la pureza virginal de María, con la inscripción “HERMANDAD VIRGEN DEL PRADO CORONADA”

Para finalizar la explicación de este diseño, en la parte superior que corona el escudo, y nunca mejor dicho, se ha colocado la corona imperial de nuestra titular, corona que también es un detalle muy característico de nuestra amada imagen, La Virgen del Prado.

viernes, 23 de junio de 2017

ASAMBLEA GENERAL DE HERMANOS DE LA VIRGEN DEL PRADO



Ayer el salón de actos de la Casa de la Iglesia, acogió la Asamblea General de Hermanos de la Ilustre Hermandad de la Virgen del Prado, presidida por el Presidente de la misma, D. Francisco Pajarón López.

La Asamblea comenzó en segunda convocatoria a las 20:30 horas, con el rezo de la preces dirigida por el Consiliario de la Hermandad, D. Jesús Abad Ramos. A continuación el Secretario, D. Rafael Cantero Muñoz, leyó el acta de la última Asamblea General celebrada el martes 29 de noviembre de 2017, que fue aprobada por unanimidad de todos los presentes.

Después el Presidente informó de los trabajos realizados hasta la fecha en el paso de la Virgen del Prado, y concretamente a la restauración del palio, comunicando a todos que los trabajos de restauración del resto del paso continuaran en próximos días, esperando que los mismos concluyan en el próximo mes de agosto, con motivo de las fiestas en honor a la Virgen.

Siguió el  Presidente en el cuarto punto del orden del día, realizando un balance de todos los actos celebrados hasta la fecha, con motivo del Cincuenta Aniversario de la Coronación Pontificia de la imagen de la Virgen del Prado, haciendo un repaso de los mismos y agradeciendo a la Junta Directiva y a todas las personas que han colaborado para que todo saliera de la manera más exitosa posible, como así ha sido.


Después el Consiliario de la Hermandad, informó de los actos con motivo de la festividad de la Virgen el próximo mes de agosto, y que comenzaran el 31 de julio con la Pandorga, comunicando que el sacerdote que este año predicará la Octava de la Virgen el próximo 22 de agosto, será el Canónigo D. José Martín Sánchez de León.

La Asamblea continuó con la presentación del dibujo del nuevo escudo de la Hermandad, que ha sido realizado por el hermano, D. Adrian Sánchez Gómez, leyendo el Secretario la explicación del mismo, siendo aprobado por unanimidad.

Después el Secretario informó de las gestiones realizadas, para ocupar el cargo de Hermano Mayor el próximo año. Comunicó que le tocaba por turno de antigüedad a D. Andrés Arteche Sendarrubias, pero este debido a su delicado estado de salud ha renunciado al cargo, por lo que se ha dirigido al siguiente hermano por orden de antigüedad , D. Ismael Pérez Ríos, que espera que en próximos días comunique su decisión de aceptar o no el cargo.

En el penúltimo punto del orden del día,  el secretario dio lectura a la relación de nuevos hermanos y aspirantes admitidos en la hermandad y sin ningún ruego ni pregunta se levantó la sesión a las 21:00 horas.


jueves, 22 de junio de 2017

QUIEN FUE FRANCISCO AGUILERA Y EGEA



La calle peatonal que une la Plaza Mayor con la Plaza del Pilar, lleva el nombre de “General Aguilera”, personaje ciudadrealeño que muchos desconocen sus datos biográficos. Pero ¿Quién fue el General Aguilera?

 
Homenaje que recibió el General Aguilera en 1914 en Ciudad Real

D. Francisco Aguilera y Egea, fue un militar y político español, nacido en Ciudad Real, el  21 de diciembre de 1857,  en la calle Libertad número 12, muriendo en  Madrid el 19 de mayo 1931, siendo trasladados sus restos a Ciudad Real, para ser enterrado en el cementerio de la tierra que le vio nacer.

 
Fotografía de 1914 del General Aguilera con las autoridades locales y provinciales ciudadrealeñas

Francisco Aguilera estudió en la Academia de Infantería de las Salesas Reales de Madrid, donde salió de oficial, siendo su primer destino Cuenca. Intervino en la guerra de la independencia de Cuba. En el año 1909 participó en la campaña de Melilla, y dos años más tarde en la de Tetuán, siempre actuando con valentía y arrojo, lo que le proporcionó un alto prestigio e influencia dentro del ejército español. Formó parte del gobierno de concentración formado por García Prieto, como ministro de Guerra, entre los meses de abril y junio del año 1917. En el año 1923 su nombre circuló entre los posibles candidatos para desempeñar la dictadura en España, hecho que él mismo se apresuró a corroborar públicamente declarándose favorable a la instauración de un gobierno fuerte y autoritario como única salida política al marasmo sociopolítico que venía sufriendo el país. En ese mismo año fue nombrado presidente del Consejo Supremo de Guerra y Marina, hasta el año 1926, donde llevó a cabo una depuración militar contra los responsables del desastre de Annual, acaecido el 22 de junio del año 1921, por el que las tropas rifeñas de Abd el-Krim aplastaron al ejército español ocasionando 12.000 bajas en las tropas españolas y arruinando la tarea de doce años de presencia efectiva española en Marruecos. Con motivo de la solicitud del suplicatorio para procesar al general Berenguer, Francisco Aguilera escribió una carta muy dura al ex-presidente del gobierno, Joaquín Sánchez de Toca, que se convirtió en un auténtico escándalo cuando este último la hizo pública. Sánchez de Toca era ferviente partidario de buscar responsabilidades del desastre de Annual dentro del ámbito militar, dejando a un lado a los políticos civiles, además de propugnar una línea de gobierno que destacaba la supremacía del poder civil por encima del militar. Francisco Aguilera tuvo un serio encontronazo en el Senado con otro “civilista”, Sánchez Guerra, quien le propinó una sonora bofetada en público, el 3 de julio del año 1923, que acabó con la presunta carrera hacia la dictadura del general.

 
El General Aguilera falleció en 1931 en Madrid, siendo trasladado para ser enterrado a Ciudad Real

Durante toda la dictadura del general Primo de Rivera, Francisco Aguilera mantuvo serios enfrentamientos con el nuevo régimen político, convirtiéndose en el símbolo de la oposición militar hacia el gobierno. La desavenencia entre ambos generales era cada más acusada. Cristalizó el 24 de junio del año 1926, cuando Francisco Aguilera encabezó nominalmente el intento de levantamiento contra la dictadura, llamado Sanjuanada, porque ocurrió la noche del día de San Juan. Francisco Aguilera contó con la colaboración del coronel Segundo García, del teniente coronel Bermúdez de Castro y con el prestigioso general Valeriano Weyler, además de todo un grupo heterogéneo de las fuerzas políticas e intelectuales del país, con figuras tan relevantes como Melquíades Álvarez, el conde de Romanones, la Alianza Republicana de José Giral, y un gran número de intelectuales de la talla de Ortega y Gasset, Antonio Machado, Vicente Blasco Ibáñez, Gregorio Marañón, etc. Según el manifiesto lanzado por este conglomerado de personas y grupos políticos, lo que se pretendía era salvar a la monarquía y desmarcarse de las modalidades y corruptelas políticas que se venían practicando desde los tiempos de la Restauración, y dar un toque de atención a la desastrosa política que practicaba el gobierno autoritario del general Primo de Rivera. El movimiento sanjuanista fracasó, y con él la carrera política de Francisco Aguilar, quien ya no obtendría un cargo más en la azarosa política española del momento. No obstante, desde su posición de militar con prestigio siguió alentando medidas conspiradoras contra el gobierno de Primo de Rivera: encabezó en el año 1929 la llamada Conspiración de los artilleros, también abortada. Finalmente, en el año 1931, Manuel Azaña, ministro de la Guerra de la naciente II República española, lo nombró capitán general poco antes de suprimir dicho cargo de la nomenclatura militar española.

 
El entierro del General Aguilera en Ciudad Real, fue multitudinario

Ciudad Real le tributó varios reconocimientos en vida, fue nombrado Hijo Predilecto y a su muerte sus restos fueron trasladados a Ciudad Real, siendo su entierro multitudinario, descansando sus restos en nuestro cementerio.

 
Nicho que ocupa los restos mortales del General Aguilera en el cementerio capitalino